“I Know Where You Were”… How Police Use of Data Gathering Clashes With Privacy Concerns

One of the great conveniences of life is the ability to pull a cell phone from your pocket and be able to connect with other people and have access to a world of information from wherever you are. The use of cellphone technology in policing has become a significant aspect of any thorough investigation of serious crime. Social media, internet searches, driving directions, text, calls, photos and videos are the obvious breadcrumbs left in cell phones that could be used by law enforcement. Advancing cell phone technology and advancing ability of cell phone carriers to gather data on their users, however, have given law enforcement agencies new and powerful tools for digital evidence gathering. Although having access to a suspect’s phone device is certainly the best evidence, there is much police can do to gather data from cell phone carriers and the vast data banks of Apple and Google. Such investigative techniques, while powerful, raise legitimate concerns about individual rights to privacy.

How does the investigation proceed?

If the suspect is unknown, the initial police investigation focuses on identifying the perpetrator or perpetrators. Since everyone carries a cell phone in their pocket, police focus on identifying what phones may have been present at the time of the crime. If they can establish what phones were there, the prevailing theory is that the owner of that phone is highly likely to be the one who possessed it at the time of the crime. 

A geofence warrant is an increasingly popular way for police to identify suspects who were in the area of a crime at the time it occurred. If the perpetrator was carrying a phone, his or her phone was in almost constant communication with the cell phone carrier and the networks of Apple or Google, tracking every interaction with their networks. Data collected can include such things as GPS locations, Bluetooth activity, connections to WiFi networks, connections to cell towers and other data. This vast combination of data points results in a large amount of valuable data for the carrier and for Apple or Google. This data is what allows them to deliver marketing and other services targeted to their users. Upon a showing of need and with approval of a judge, police can obtain a geofence warrant for these data points. Such warrants define a particular area at a particular time and ask for all devices in the area at the time of the commission of the crime. Obtaining such a warrant only requires law enforcement to demonstrate probable cause that a crime was committed and that the warrant has been narrowly drafted to capture only the likely devices relevant to the investigation. Once provided, law enforcement can then sort through the data and focus their investigation on the particular phones that may have been involved in the crime.

If the geofence warrant identifies a suspect (or if police already have a suspect’s phone information), police can take the next step and seize data from the cell phone carrier. Each cell phone carrier maintains precise data on the location of each user. This is done for both billing purposes and to analyze the strength of their network and service. The network constantly interacts with the user’s phone. The result is a massive amount of data which tracks the location of the phone almost every minute. Law enforcement can seek a search warrant for this data as well. If done timely, police can obtain a search warrant to receive location data for the phone and then map out the minute-by-minute movements of the phone with precision. This is extremely valuable in identifying, tracking, and proving who the perpetrator might be.   

What’s the Defense Strategy?

Oftentimes evidence such as this is powerful and persuasive for a jury. Imagine being able to see the specific movements of a phone over the course of the evening a crime is alleged to have occurred. Due to the powerful effect this type of evidence can have, defense attorneys must account for it and devise strategies to either get it thrown out in court or incorporated into their defense strategy. 

Individuals’ Fourth Amendment rights against unreasonable searches extends to this type of private location data seized by law enforcement. Privacy concerns exist any time the government collects private information of the citizens. Unwarranted surveillance extending beyond the scope of the needs of the investigation harms individuals. Due to these concerns, geofence warrants must show probable cause that a crime was committed and be narrowly tailored to gather only that data that is reasonably necessary to collect. Warrants for individual cell phone location data must show not only probable cause that a crime occurred but the basis to believe the individual subscriber identified participated in the crimes. As such, the general defense strategies surrounding these types of search warrants should focus on whether the police established probable cause to obtain these warrants and whether they were overly broad in scope. Appropriate motions to suppress can be pursued to challenge the legitimacy of these investigative techniques. If such warrants cannot be successfully challenged, the defense strategy must take the information into account in mounting any defense to the charges at hand. 

If you or your family member is charged with any major felony, there’s a high likelihood that cell phone evidence and related search warrants are a part of the investigation. It’s critically important that you talk with an experienced attorney who can mount a comprehensive defense for you or your family member. The attorneys at Wosnik Law are experienced in handling these and other complexities of any major felony case. Give us a call to schedule a free consultation to discuss your case. 

“Fighting Words,” What is and is not Protected Free Speech

Disorderly Conduct is the go-to citation for law enforcement officers when someone is being loud, disruptive, or rowdy, but hasn’t physically attacked anyone or damaged any property.  Disorderly Conduct, commonly shortened to “DOC” is a misdemeanor in Georgia and, as criminal offenses go, it is extraordinarily broad.  It can include anything from pointing and screaming in someone’s face (Mayhew v. State, 299 Ga. App. 313 (2009)) to “violently” shaking a set of keys at them (Crutcher v. State, 267 Ga. App. 410 (2004)).  Depending on the circumstances, one can even be charged with DOC for yelling or using foul language, that is, “Fighting Words.”

Yelling can be Fighting Words under Georgia law.

What are “Fighting Words?”

Subsection (a)(3) of O.C.G.A. § 16-11-39 states that a person commits Disorderly Conduct when they say to another person “opprobrious or abusive words which by their very utterance tend to incite to an immediate breach of the peace, that is to say, words which as a matter of common knowledge and under ordinary circumstances will…naturally tend to provoke violent resentment…commonly called ‘Fighting Words.’”

So what does that mean?  Basically, Fighting Words are any words which are likely to start a fight, riot, public disturbance, or any other “breach of the peace.”  Usually, these are profanities and/or racial slurs, but they don’t have to be.  For example, Georgia courts have found that yelling “This man here is a dog!” can be enough under the right circumstances (Brooks v. State, 166 Ga. App. 704 (1983)).  But that’s the thing, it’s not just the words themselves that are important, but where, how, and to whom the Defendant says them. 

Here are some of the most common situations where we’ve seen people charged with using Fighting Words:

  • People yelling or cursing at police officers.
  • Family members having loud arguments.
  • Students (usually high schoolers) cursing at teachers or each other.
  • People using racial slurs or racist language in public.

Each of these situations can potentially constitute a crime under Georgia law, but not always.  Again, it all depends on the circumstances.

But what about Free Speech?

The First Amendment says that the government “shall make no law…abridging the freedom of speech.”  That may sound pretty clear, but the U.S. Supreme Court has actually ruled that “the right of free speech is not absolute at all times and under all circumstances” and does not protect “the lewd and obscene, the profane, the libelous, and the insulting or ‘fighting’ words” (Chaplinsky v. New Hampshire, 315 U.S. 568 (1942)).  In other words, the government can outlaw some kinds of speech, but not others, and Fighting Words are one kind that the Constitution doesn’t protect.

That said, the government can’t just call any speech it doesn’t like “Fighting Words” and make it illegal.  In fact, Georgia’s current Disorderly Conduct law came about after the Supreme Court struck down the previous statute for being too vague and going too far (Gooding v. Wilson, 405 U.S. 518 (1972)).  The Court clarified that Fighting Words aren’t just any annoying or offensive words, they must be words that would provoke an average person to fight or breach the peace upon hearing them.  The new law, O.C.G.A. § 16-11-39, reflects that and has been found to be constitutional (Lamar v. Banks, 684 F.2d 714 (1982)).

Where’s the line?

So how does the law decide whether any given statement constitutes Fighting Words or not?  Ultimately, this is determined on a case-by-case basis by judges, juries, and appeals courts, but here are some general guidelines to keep in mind:

  • Profanity and Fighting Words are not the same.  While Fighting Words usually involve swearing or cursing, this is not a requirement.  Likewise, using profanity to emphasize a point, rather than to insult or provoke, is not Fighting Words (In re L.E.N., 299 Ga. App. 133 (2009)).
  • At least one person present must be a member of the “public,” rather than a police officer.  While Fighting Words may be directed toward the police, a non-officer must be able to hear them (Wood v. Haynes, 148 Ga. App. 640 (1979)).
  • There doesn’t have to be an identifiable “victim,” but there usually is.  Insults directed at a specific person are much more likely to be Fighting Words than expressions of anger or frustration directed at no one in particular.  The law does not, however, require the prosecution to name a victim or victims (Tucker v. State, 233 Ga. App. 314 (1998)).
  • A direct confrontation must be likely or, at least, possible.  By definition, Fighting Words must be likely to incite a breach of the peace.  If the situation is such that no one hearing the words would be able to react to them (an insult yelled out of a passing car, for example), then they aren’t Fighting Words (Turner v. State, 274 Ga. App. 731 (2005)).

Even though the courts have provided some guidance, the law regarding Fighting Words remains unclear in many cases.  Police officers frequently issue citations and criminal warrants for this charge but, in many cases, are mistaken about what it actually criminalizes.  If you or a loved one have been charged with Disorderly Conduct under Georgia’s Fighting Words law, it’s important to speak with an attorney immediately to discuss possible defenses.  Call our office today for a free consultation.

Obtención de crédito por el tiempo cumplido en casos penales en Georgia

Una pregunta que a menudo recibimos en los casos penales de Georgia es si un acusado penal recibirá crédito por el tiempo que ha cumplido. Esto suele surgir cuando una persona es arrestada por un delito y ha pasado un tiempo en la cárcel antes de la resolución del caso. En los casos en que el acusado sale inmediatamente de la cárcel, el crédito por el tiempo cumplido no aparece.

Cuando a un acusado se le niega la fianza o no puede pagar el monto de la fianza, a veces puede pasar meses e incluso años encerrado antes del juicio, una declaración de culpabilidad o la desestimación del caso. ¿Qué pasa con todo ese tiempo acumulado? La respuesta simple, según la ley de Georgia, es que esa persona recibe crédito automático por todos y cada uno de los días que pasó en el confinamiento de la sentencia bajo la que estaba confinado.

Según OCGA 17-10-11, una persona debe recibir crédito por todos y cada uno de los días por cualquier “reclusión previa al juicio, por cualquier motivo, desde la fecha de arresto, por el delito que es objeto de la sentencia; y confinamiento posterior al juicio en espera del remitente de una corte de apelación o transferencia al Departamento de Correcciones u otra institución o instalación ordenada por la corte ".

Excepciones a la regla

Es importante tener en cuenta que, según esta sección del código en particular, el tiempo cumplido debe darse automáticamente y el juez o el fiscal no tiene la facultad de privarlo del acusado. Sin embargo, hay casos en los que el crédito por el tiempo cumplido no se otorga automáticamente y se deja a la discreción del juez, lo que significa que el juez puede optar por no otorgarle el crédito. Estos casos se enumeran específicamente en OCGA 17-10-11 e incluyen sentencias a un centro de detención de libertad condicional, programa de liberación laboral y por delitos menores cuando el tiempo pasado en confinamiento fue en una jurisdicción diferente a la de la sentencia.

Otra excepción importante a tener en cuenta se refiere a cuestiones relacionadas con la libertad condicional. Las personas que son arrestadas por nuevos delitos mientras están en libertad condicional a menudo son arrestadas por separado por una violación de la libertad condicional por cometer un nuevo delito. El tiempo pasado en la cárcel por una violación de la libertad condicional o esperando una audiencia de revocación de la libertad condicional no necesariamente se acredita a la sentencia subyacente.

La importancia de contratar a un abogado

El crédito por el tiempo cumplido puede tener un impacto sustancial en la vida del acusado. Podría ser la diferencia entre ser liberado en el momento de la sentencia o ir a prisión; una sentencia justa y una sentencia injusta; o libertad o confinamiento adicional. Nadie quiere pasar más tiempo en confinamiento de lo necesario o requerido por ley. Y nadie debería tener que hacerlo. Cuando se trata de cuestiones de crédito por tiempo cumplido, es importante consultar o contratar a un abogado que pueda ayudarlo a recibir crédito para su sentencia por cada día que se merece. Llámenos hoy para una consulta gratuita.

Comprensión de la nueva ley de eliminación de antecedentes penales de Georgia

En el pasado, si ha sido condenado por un delito en Georgia, ha sido muy difícil, si no imposible, eliminar estas condenas de sus antecedentes y antecedentes penales. Esto ha causado problemas a innumerables personas, especialmente a quienes buscan empleo, vivienda, licencias profesionales y más.

Una excepción importante ha sido Primer infractor y destitución condicional, pero estas leyes generalmente tratan sobre delitos graves y solo se pueden usar una vez. Si un individuo ha utilizado al primer delincuente y es condenado por un delito a partir de entonces, ese delito es esencialmente de por vida.

Hace varios años, Georgia aprobó una estatuto retroactivo del primer infractor, que permite a aquellos con una condena por delito grave, que podrían haber sido condenados como primeros infractores si lo hubieran sabido, solicitar a la corte retroactivamente recibir el estado de primer infractor. Hoy en día, el proyecto de ley SB 288 amplía las oportunidades de eliminación de antecedentes penales para muchas personas con antecedentes penales.

La nueva ley

Además de estas reformas de justicia penal, a fines del año pasado, el gobernador Kemp promulgó la ley SB 288. Esta ley proporciona una posible eliminación de antecedentes penales para las condenas por delitos menores y delitos graves que califiquen. A partir del 1 de enero de 2021, muchas condenas por delitos menores y algunos delitos graves son elegibles para la restricción y el sellado de registros, eliminándolos efectivamente de las verificaciones de antecedentes públicas y privadas.

Para las condenas por delitos menores que califican, una persona puede solicitar al Tribunal que restrinja hasta dos condenas cuatro años después de que se complete la sentencia. Una sentencia está completamente completa cuando se ha cumplido todo el tiempo de cárcel y se ha terminado la libertad condicional. Esta ley se aplica a todos los delitos menores, excepto a los enumerados específicamente en OCGA 35-3-37 (j) (4), que incluye delitos de tráfico (como DUI), agresión por violencia familiar, delitos sexuales y más.

Para las condenas por delitos graves, una persona debe solicitar y recibir un indulto por el delito antes de ser elegible para solicitar la eliminación de antecedentes penales ante el tribunal. Este paso obviamente hace que el proceso sea más difícil, pero una gran cantidad de delitos graves todavía están disponibles para su eliminación. Excluyendo delitos como asesinato, robo a mano armada, violación, abuso de menores, explotación sexual de un menor y más.

Línea de fondo

SB 288 es un gran paso adelante para la reforma de la justicia penal en el estado de Georgia y amplía enormemente el alivio de eliminación de antecedentes penales para muchas personas con antecedentes penales. Si tiene preguntas sobre si es elegible para recibir ayuda según la nueva ley de eliminación de antecedentes penales, llame a nuestra oficina hoy y programe una consulta gratuita.

¿Qué es la Ley de delincuentes juveniles de Georgia?

Al enfrentarse a la pena de prisión, a muchos jóvenes acusados de delitos y sus familias les preocupa que ingresen al sistema penitenciario. La prisión puede ser un lugar peligroso y preocupante, especialmente para los adolescentes. Desafortunadamente, una sentencia de prisión larga a menudo lleva al joven delincuente por un camino de mayor criminalidad en lugar de un camino hacia la rehabilitación.

Dadas estas preocupaciones, en 1971 Georgia aprobó la Ley de delincuentes juveniles, que tiene como objetivo el tratamiento de los acusados de delitos de 17 a 24 años de edad. Según OCGA § 42-7-8, el juez de sentencia puede hacer una recomendación por escrito sobre la sentencia que el acusado recibir tratamiento para delincuentes juveniles. Si bien el juez puede hacer esta recomendación, el Departamento de Correcciones en última instancia evalúa y luego toma la decisión de tratar al acusado como un "delincuente juvenil".

Bajo OCGA § 42-7-3 subsección (a), “Los delincuentes juveniles deberán someterse a tratamiento en instituciones seguras, incluidas escuelas de capacitación, hospitales, granjas y campamentos forestales y otros, e incluso instalaciones de capacitación vocacional y otras instituciones y agencias que proporcionarán la variedades esenciales de tratamiento ". Es importante destacar que y en la medida de lo posible, el estatuto agrega, "tales instituciones e instalaciones se utilizarán solo para el tratamiento de delincuentes juveniles que tienen el potencial y el deseo de rehabilitación según lo dispuesto en este capítulo".

Básicamente, los jóvenes infractores tienen la posibilidad de acudir a instalaciones especiales para su grupo de edad destinadas a la rehabilitación y la formación profesional. Estos programas pueden marcar una gran diferencia para aquellos que buscan cambiar sus vidas.

Lo que no es el estatuto del delincuente juvenil

Algunas personas pueden confundir la Ley del delincuente juvenil con la Ley del primer delincuente. Sin embargo, estos dos estatutos hacen cosas diferentes. La ley del primer infractor no se ocupa de las oportunidades mientras el acusado está encarcelado. Su propósito, tal como se establece en un entrada de blog anterior–Es proteger a un infractor por primera vez de tener un historial de delitos graves de por vida.

La Ley de delincuentes juveniles tampoco es una garantía de que un acusado penal calificado sea enviado a una instalación determinada o no. Como se explicó anteriormente, estas decisiones las toma en última instancia el Departamento de Correcciones, no el juez que dicta la sentencia.

Línea de fondo

Si usted o un ser querido se enfrenta a una pena de prisión y es menor de 25 años y tiene metas de rehabilitación, es importante que su abogado solicitar que sea sentenciado bajo la Ley de Delincuentes Juveniles para ayudar a tener la mejor oportunidad de éxito. Llame hoy para una consulta gratuita.

¿Qué es un bono de 90 días en el derecho penal de Georgia?

Conseguir un acusado un enlace Es una de las etapas más cruciales en cualquier caso penal en Georgia. En muchos casos, esto sucede automáticamente, como en el caso de delitos menores. En casos más serios o cuando hay hechos negativos después del acusado, se debe buscar una fianza en el magistrado o en un tribunal superior, dependiendo del delito. Sin embargo, incluso si se niega la fianza después de una audiencia, la esperanza de una fianza no necesariamente termina.

El estatuto de 90 días

Uno de los mejores enfoques para obtener una fianza establecida cuando un juez de Georgia lo ha denegado es asegurarse de que el fiscal de distrito haya cumplido con la Sección 17-7-50 de OCGA. Excepto en los casos de pena de muerte, este estatuto le da al acusado el derecho de presentar su caso ante un gran jurado para su procesamiento dentro de los 90 días de haber sido encarcelado. Si eso no sucede y se pasa el plazo, el acusado tiene derecho a que se establezca una fianza en su caso.

Algunas consideraciones

Si bien el estatuto es claro que se debe establecer un bono, no indica la cantidad del bono que se requiere. El monto del bono, y las condiciones / restricciones del bono aún se encuentran a discreción judicial. Por lo tanto, aún es importante contar con un abogado que defienda un monto razonable de la fianza y las condiciones asociadas.

Una segunda consideración importante es que el estatuto otorga al acusado encarcelado el derecho de presentar su caso ante el gran jurado. Por lo tanto, si el fiscal solo acusa el caso y no busca una acusación ante el gran jurado, aún debe establecerse una fianza después de que expire el período de 90 días.

El período de 90 días y COVID-19

Desafortunadamente, durante COVID-19 en Georgia hay un efecto de peaje en los casos penales de Georgia con respecto a la fianza. Dada la emergencia judicial, en cualquier momento desde el 13 de marzo hasta que finalice la emergencia judicial (ahora se vence el 13 de mayo) se cancela o no cuenta para el período de 90 días para la acusación. El efecto práctico es que hay muchas personas sentadas en la cárcel sin fianza o acusadas en Georgia en este momento.

Si usted o un miembro de su familia está encarcelado y está buscando fianza o de otra manera está buscando una solución para salir del encierro, ¡contáctenos hoy para una consulta gratuita!

Fundamentos del caso de DUI de Georgia

Los DUI son algunos de los cargos criminales más comunes pero devastadores en Georgia. No solo puede enfrentar el tiempo de prisión y libertad condicional cuando se lo declara culpable de un DUI, su licencia se puede suspender fácilmente por un año solo por rechazar las pruebas administradas por el estado. Como tal, ya sea este su primer DUI o uno de muchos, es crucial buscar un abogado con experiencia que lo ayude a navegar el complejo y técnico mundo de la ley de DUI.

Si bien los DUI son delitos muy graves y conllevan penas y sentencias severas en Georgia, hay varias formas en que un abogado competente puede abogar por usted en su defensa y puede hacer que su caso sea reducido a un cargo menor, desestimado o absuelto. en juicio Un abogado también puede ayudarlo a salvarlo de cualquier suspensión de licencia.

Police Car

Suspensión de licencia administrativa y audiencia

Las tres formas principales en que una persona puede sufrir una suspensión de la licencia en un caso de DUI en Georgia es rechazando las pruebas químicas administradas por el estado, teniendo un nivel de alcohol en la sangre de .08 o mayor, o siendo condenado por un DUI.

En el primer caso, no presentarse a la prueba química de alcohol administrada por el estado puede ser motivo de una suspensión automática de la licencia de un año. En tal caso, el diputado o soldado emitirá lo que se llama un formulario DS-1205. Ese formulario le informa que tiene treinta días para apelar la suspensión de la licencia exigiendo una audiencia sobre el asunto mediante una carta escrita y enviando un cheque por $150. Después de recibir el Formulario 1205, tiene 30 días calendario para solicitar su apelación ante DDS antes de que su licencia se suspenda automáticamente. Solicitar una audiencia a tiempo, guarda su licencia al menos hasta la audiencia de licencia administrativa, que generalmente se lleva a cabo entre 45 y 60 días a partir de la fecha del incidente inicial y el arresto.

En la audiencia de la licencia administrativa, tiene dos opciones principales: puede negociar con el diputado o la policía para acordar desestimar la suspensión a cambio de algún tipo de declaración de culpabilidad, o puede tener una audiencia sobre el asunto. En la audiencia, la carga recae en el Estado al demostrar, por preponderancia de la evidencia, que su licencia debe permanecer suspendida.

Si pierde en la audiencia o no puede negociar un acuerdo con el estado, su licencia será suspendida por un año. Esta es una suspensión dura, lo que significa que no hay permisos limitados o de trabajo disponibles en tal situación. Por lo tanto, es crucial que busque la ayuda de un abogado que lo ayude a intentar salvar su licencia.

Luchando contra un caso de DUI

Además de guardar su licencia, también existe el cargo penal que debe enfrentar una persona acusada de un DUI. Casi todos los arrestos por DUI terminan siendo delitos menores, pero el tiempo mínimo en la cárcel y otras multas y sanciones son mayores dependiendo de la cantidad de antecedentes y cuándo ocurrieron. Dependiendo de los hechos de cada caso individual, hay muchas formas de combatir un DUI.

Para los infractores por primera vez de DUI, algunas jurisdicciones ofrecen desviación previa al juicio para DUI. Aquí es donde recibe el rechazo de su caso después de pagar una tarifa del programa y completar los requisitos del programa, que pueden incluir servicio comunitario y clases. La desviación previa al juicio puede ser una buena opción para un infractor por primera vez, donde la evidencia en su contra en el juicio sería fuerte o abrumadora.

Del mismo modo, incluso si una jurisdicción no ofrece desviación previa al juicio o usted no califica, su abogado puede negociar su cargo por DUI hasta un delito de conducción imprudente basado en debilidades en el caso u otras circunstancias. El principal beneficio de una declaración de manejo imprudente es que no suspende automáticamente su licencia por un año después de la condena y es ampliamente considerado un delito menos grave por su historial criminal.

Los enfoques adicionales para un caso que no sea el juicio pueden incluir la presentación de mociones para suprimir pruebas o declaraciones. En una moción para suprimir, un juez puede ordenar que ciertas pruebas no se usen contra usted en el juicio si se violaron sus derechos de enmienda cuarta o quinta. Por ejemplo, si un oficial detuvo un vehículo sin una suspensión razonable o se estableció un bloqueo de carretera sin cumplir con los requisitos legales, el juez puede suprimir la evidencia adquirida en su contra como resultado.

¿Necesito un testigo experto en un caso penal en Georgia?

Muchos lectores pueden preguntarse cuándo podría ser útil o necesario emplear a un testigo experto en un caso penal. En algunos casos, el testimonio de expertos puede no ser útil, como, por ejemplo, en un caso simple de posesión de drogas donde la prueba de drogas no está en cuestión, o en un caso de agresión o agresión simple. En otros tipos de casos, como delitos sexuales o delitos violentos, la retención de un testigo experto puede significar la diferencia entre un veredicto de culpabilidad o un veredicto de no culpabilidad, o la desestimación o acusación de un cargo. Con una denuncia de abuso infantil o abuso sexual, por ejemplo, una opinión experta sobre las técnicas utilizadas en un video forense puede ser invaluable. Del mismo modo, un experto en armas, armas o ADN puede ser crucial en un caso de asesinato o asalto agravado.

Desafortunadamente, a veces la pregunta en los casos no es si un experto sería útil, sino si un cliente puede permitirse contratar a un experto en un caso. Un abogado puede ayudarlo a decidir cuán crucial puede ser un experto para sus posibilidades de éxito, y cómo el testimonio experto puede serle útil en la estrategia de su caso.

¿Quién puede ser calificado para testificar como testigo experto?

El juez de primera instancia decide quién puede testificar como experto. Los tribunales de Georgia son generalmente bastante liberales al permitir que las personas testifiquen que demuestren suficiente educación, capacitación o experiencia en un determinado campo de estudio. Por ejemplo, los médicos generalmente son considerados expertos por los tribunales de Georgia. Del mismo modo, los científicos forenses de la Oficina de Investigación de Georgia están habitualmente calificados como expertos. Además de estar calificado, la ciencia en la que se basa una opinión experta debe alcanzar el estándar legal apropiado.


OCGA 24-7-707 establece que en los procesos penales las opiniones de expertos "sobre cualquier cuestión de ciencia, habilidad, comercio o preguntas similares siempre serán admisibles". El Tribunal Supremo de Georgia en Harper v. State (249 Ga. 519 (1982)) pone un límite a los procedimientos o teorías científicas en los que se basa una opinión experta. En lugar de calcular el consenso en la comunidad científica, Harper deja que el juez de primera instancia determine si un procedimiento o técnica dada "ha alcanzado una etapa científica de certeza verificable". . . si el procedimiento "se basa en las leyes de la naturaleza".

En resumen, la opinión de un experto debe basarse en métodos científicamente válidos que pasen el estándar Harper. Si un abogado sospecha que los métodos de un experto no pasan el estándar Harper, él o ella pueden presentar una moción para excluir el testimonio.

Línea de fondo

Los testigos expertos juegan un papel importante en muchos jurados y senderos de banca en todo el estado. Los jurados y los jueces a menudo están muy influenciados por el testimonio de testigos expertos. Ya sea que llame a un experto para que testifique en su defensa o ataque la credibilidad o los métodos del experto del estado, una comprensión exhaustiva de la ley de testigos expertos de Georgia es esencial para cualquier buena defensa. Póngase en contacto con nuestra oficina hoy para una consulta gratuita si tiene alguna pregunta sobre la ley de testigos expertos en Georgia.

¿Debe una esposa o esposo testificar contra su cónyuge en un caso penal en Georgia?

Una pregunta que me hacen a menudo en los casos penales de Georgia es si un cónyuge debe testificar contra otro en el juicio o en una audiencia. La respuesta simple es que existe un privilegio de inmunidad conyugal para las parejas que están legalmente casadas en Georgia, pero que este privilegio no se aplica en todos los casos. Dicho de otra manera, tiene el derecho legal de no declarar a favor o en contra de su cónyuge en un proceso penal en Georgia, a menos que se aplique una excepción.

Excepciones a la regla

Hay varias excepciones importantes al privilegio de inmunidad conyugal en Georgia. Estos se encuentran en la Sección 25-5-503 del Código de Georgia. Es posible que se le solicite que testifique en los siguientes escenarios: Primero, cuando un cónyuge es acusado de cometer un delito contra un niño menor de 18 años. Sin embargo, solo se le puede exigir que testifique sobre los actos específicos por los que se le acusa a su pareja. . En segundo lugar, dónde fue víctima del delito mientras estaba casado o antes de casarse. Por último, cuando se acusa al cónyuge acusado de dañar bienes matrimoniales conjuntos o su propiedad.

Otra excepción informal a la regla es para cualquier comunicación que usted y su cónyuge hayan tenido fuera de la sala del tribunal. Por ejemplo, no existe ningún privilegio contra el estado que utiliza mensajes de texto, correos electrónicos, cartas, videos o cualquier otra comunicación extrajudicial entre usted y su cónyuge para procesar el caso.

Puntos importantes a tener en cuenta

  • El privilegio conyugal solo puede ser utilizado o afirmado por el esposo o la esposa que no está acusado de cometer el delito. El acusado no puede hacer valer el privilegio por sí mismo. Eso significa que el cónyuge de un acusado podría testificar en contra de ellos, incluso si no quieren que lo hagan.
  • El privilegio se disuelve en el divorcio o cuando muere un cónyuge.
  • El privilegio puede incluso hacerse valer incluso cuando no se le cobra al cónyuge, pero cuando testificar en otro procedimiento podría incriminarlo.
  • Casarse con otra parte con el único propósito de no tener que testificar en su contra no invalida ni renuncia al privilegio

Lo más importante a tener en cuenta es consultar con un abogado antes de testificar contra su cónyuge. El tribunal ni el fiscal tienen el deber de informarle sobre su derecho a no declarar. Y a veces es el testimonio de un individuo que puede hacer o deshacer un caso.

Apelar una condena penal en Georgia

El hecho de que alguien haya sido condenado por un jurado y encontrado culpable en un caso penal, no significa que el caso haya terminado necesariamente. Todos los acusados criminales mantienen el derecho de apelar una condena. Los acusados pueden presentar una apelación y solicitar que se revoque la condena y se otorgue un nuevo juicio. En Georgia, los casos de homicidio son apelados ante la Corte Suprema de Georgia y todos los demás delitos mayores son apelados ante la Corte de Apelaciones de Georgia.

La mecánica de la apelación

El primer paso para obtener una apelación en Georgia después de la condena es presentar lo que se llama una "moción para un nuevo juicio" dentro de los treinta días posteriores al veredicto o juicio. Presentar incluso una moción básica para un nuevo juicio detiene el cronometraje y le da a su abogado el tiempo necesario para solicitar las transcripciones del juicio y recopilar otras pruebas. La moción para un nuevo juicio también le da al acusado la oportunidad de tratar de convencer al tribunal para que revoque la condena y otorgue un nuevo juicio.

Si el juez de primera instancia niega la moción para un nuevo juicio, se debe presentar un aviso de apelación dentro de los treinta días posteriores a la denegación. Una vez que el caso se encuentra en el tribunal de apelaciones y se prepara el registro, cada parte (la defensa y el enjuiciamiento) prepara los informes que presentan al tribunal. Si es necesario, el tribunal puede escuchar los argumentos orales de cada parte con respecto a las cuestiones legales impugnadas. El tribunal emitirá una decisión.

¿Qué tipo de problemas pueden abordarse en una apelación?

Algunos de los reclamos más comunes hechos en una apelación penal son la asistencia ineficaz del abogado y la insuficiencia de la evidencia. La asistencia ineficaz del abogado es donde la representación del abogado litigante en el caso fue deficiente y donde (si no fuera por esa deficiencia) el resultado del juicio hubiera sido diferente. Los ejemplos de asistencia ineficaz de un abogado pueden incluir la incapacidad de preparar una defensa adecuada, entrevistar a testigos u objetar que se presenten pruebas perjudiciales o irrelevantes en el juicio.

Otras cuestiones de apelación incluyen material perjudicial o irrelevante que se presenta como evidencia sobre la objeción del abogado defensor; y denegaciones de mociones para suprimir evidencia o declaraciones hechas en violación de la Cuarta o Quinta Enmiendas. Los abogados de apelación también pueden impugnar los comentarios hechos por el fiscal, el juez o los testigos durante el juicio, así como los problemas técnicos durante la selección del jurado o la conferencia de cargos.

Otras formas de apelar una condena

Si el Tribunal de Apelaciones rechaza su apelación, puede solicitar que el Tribunal Supremo de Georgia revise su caso mediante la presentación de una solicitud de certiorari. Sin embargo, estas peticiones son discrecionales, lo que significa que el tribunal no tiene que tomar su caso.

Otra forma de apelar una condena penal es mediante la presentación de una petición estatal de hábeas corpus. Las peticiones de hábeas estatales son mociones civiles diseñadas para cuestionar cuestiones constitucionales como la asistencia ineficaz de un abogado. Después de que todas las vías se hayan agotado, existe una petición de hábeas corpus federal, así como mociones extraordinarias. Estas mociones finales son raras, pero se pueden buscar si no hay otras opciones disponibles.